Las bebidas ultraprocesadas endulzadas afectan nuestra salud y la del planeta.

El Congreso debe aprobar un impuesto que contribuya a la reducción de su consumo.

image image image image
image
image

¡Súmese con su firma!

Por favor diligencie este formulario

CORPORACIÓN COLOMBIANA DE PADRES Y MADRES RED PAPAZ identificada con NIT 830.130.422-3 solicita su autorización para que, de manera previa, libre, y debidamente informada, permita dar tratamiento a los datos personales que suministra a través de la presente plataforma. Estos datos serán utilizados con la finalidad de enviar información periódica a través del boletín M@il PaPaz, mantener una comunicación efectiva orientada a solicitar mayor información sobre la petición presentada, agradecer los comentarios y aportes recibidos, ofrecer la atención y ayuda requerida, y en general compartir contenido de interés a sus datos de contacto. Nuestra Política de Tratamiento de Información Personal puede ser consultada en las instalaciones de la organización o a través de nuestra página web www.redpapaz.org y sus derechos como titular de datos personales podrán ser ejercidos a través del correo electrónico contactenos@redpapaz.org.


Firmando esta petición apoya el #ImpuestoSaludable a las Bebidas Ultraprocesadas Endulzadas.

Periódicamente se compartirá de forma virtual el número de personas a favor de la medida con el Ministerio de Hacienda, el Congreso y otras entidades de gobierno involucradas en la decisión de este impuesto.

image
image

Bebidas isotónicas

Hace referencia a las bebidas hidratantes para deportistas y a las bebidas energizantes.

image

Bebidas Carbonatadas

Hace referencia a las gaseosas o las aguas saborizadas con gas y a las bebidas de Malta como la Pony Malta

image

Tes

Bebidas ultraprocesadas de té

image

Bebidas con Jugo o Refresco de fruta

Hace referencia a bebidas ultraprocesadas con jugos, zumos, pulpa o concentrados de fruta, néctares o refrescos de fruta, de verduras o legumbres.

image

Refresco a partir de Polvo o Concentrados

Concentrados, polvo y jarabes, las esencias o extractos de sabores que permitan obtener bebidas saborizadas.

image
image
image
image
image
image
image

Consumo de bebidas azucaradas y obesidad en Colombia

82,6 % (8057)

de personas las de 4 y más años consumen bebidas azucaradas % (n)

61,1%

de personas las consumen cuatro o más veces a la semana bebidas azucaradas

18,7%

de exceso de peso
(5-12 años)

17,9%

de exceso de peso
(13-17 años)

55,9%

de exceso de peso
(18-64 años)

70,8% (5549)

de personas las de 4 y más años consumen bebidas azucaradas % (n)

46,8%

de personas las consumen cuatro o más veces a la semana bebidas azucaradas

23,7%

de exceso de peso
(5-12 años)

17,3%

de exceso de peso
(13-17 años)

55,2%

de exceso de peso
(18-64 años)

68,6 % (3586)

de personas las de 4 y más años consumen bebidas azucaradas % (n)

45,3%

de personas las consumen cuatro o más veces a la semana bebidas azucaradas

27,3%

de exceso de peso
(5-12 años)

20,4%

de exceso de peso
(13-17 años)

56,1%

de exceso de peso
(18-64 años)

67,8 % (5297)

de personas las de 4 y más años consumen bebidas azucaradas % (n)

40,3%

de personas las consumen cuatro o más veces a la semana bebidas azucaradas

26,7%

de exceso de peso
(5-12 años)

18,9%

de exceso de peso
(13-17 años)

59,5%

de exceso de peso
(18-64 años)

64,4 % (4873)

de personas las de 4 y más años consumen bebidas azucaradas % (n)

48,1%

de personas las consumen cuatro o más veces a la semana bebidas azucaradas

27,7%

de exceso de peso
(5-12 años)

16,5%

de exceso de peso
(13-17 años)

55,6%

de exceso de peso
(18-64 años)

79,1 % (552)

de personas las de 4 y más años consumen bebidas azucaradas % (n)

58,6%

de personas las consumen cuatro o más veces a la semana bebidas azucaradas

24,2%

de exceso de peso
(5-12 años)

25,3%

de exceso de peso
(13-17 años)

58,8%

de exceso de peso
(18-64 años)

¿Cómo podemos afrontar el problema?

Gravar con un impuesto no menor al 20% el consumo de las bebidas ultraprocesadas endulzadas. Este ha sido llamado un impuesto saludable porque:

Es la medida más costo-efectiva para reducir obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles y salvar vidas (1,2).

Su objetivo es disminuir consumos de productos dañinos para la salud humana, sino como es el caso de las bebidas endulzadas, en lugar de recaudar para las cuentas fiscales,

Disminuye el consumo de bebidas azucaradas en 32% y promueve consumos de sustitutos saludables como el agua (3).

Disminuye las tasas de obesidad hasta un 10% en hogares de los estratos 1 y 2 (4).

El consumo de bebidas azucaradas explica el 5% de las enfermedades cardiovasculares y en 10% la diabetes mellitus tipo 2. El impuesto reduciría alrededor de 704 muertes, para un total de 2.817 para diabetes y enfermedades cardiovasculares (5).

El consumo de bebidas azucaradas desencadena las enfermedades crónicas no transmisibles; estas son comorbilidades que además incrementan las condiciones clínicas de los pacientes que contraen el COVID-19 (6).

Contribuye a prevenir la obesidad y sus enfermedades asociadas, las cuales causan un enorme costo a la sociedad como reducir la esperanza de vida en casi 3 años y el PIB en 3% (7).

El gasto por diabetes atribuible a bebidas azucaradas podría llegar a los 1,1 billones de pesos si no se toman medidas para reducir las tasas de nuevos casos de esta enfermedad. Sólo con el impuesto se lograría un ahorro de 220.000 millones en un solo año (5).

El recaudo producido por el impuesto podrá ser destinado a aumentar la accesibilidad y disponibilidad de agua potable en colegios públicos mediante la instalación de bebederos públicos de agua potable y para promover un cambio de actitud hacia el consumo de bebidas y comidas saludables, mejorar la atención a la salud y promover cambios en la agricultura e industria hacia comidas y bebidas saludables tal como ha sido recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuál ha sido la experiencia de otros países?

A la fecha alrededor de 41 países, 7 ciudades y 1 comunidad estatal han aplicado este impuesto en el mundo. De ellos, 13 países son miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), ente ellos están España con la comunidad estatal de Cataluña y Estados Unidos con 7 ciudades. Es decir que cerca de un 40% del total de miembros de la OCDE ha aplicado este impuesto (8).

Según la Evaluación de la Capacidad Nacional para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Trasmisibles de la OMS, a nivel global el impuesto a bebidas azucaradas se ha implementadas en menos de una cuarta parte de los países del mundo en 2017 (23%) y en más de un tercio (38%) en 2019 (9).

image